Los Expertos

“DESDE LA RED” POR JUAN CARLOS MONROY: FRACASO CON NOMBRE Y APELLIDO

America-v-Santos-Laguna-Torneo-Clausura-2018-Liga-MX-1525646083-660x330

Del prolongado y maquillado invicto al inicio del semestre, a terminar con un fracaso inconcebible y de grandes dimensiones, así fue lo que sucedió con las Águilas del América donde en gran parte de la pésima entrega de resultados finales, tiene que ver el señor Miguel Herrera.

Y es que el ‘Piojo’ se durmió en sus laureles en momentos clave y ahora se echa encima inclusive a todos aquellos que pidieron (pedimos) su regreso al banquillo de Coapa, tal vez enfundados en la fantasía del 26 de mayo del 2013, más que nada.

Si bien, al ver el recuento de los daños, uno se encuentra que el conjunto americanista solamente perdió cuatro partidos entre Liga, Liguilla y Concachampions, la verdad es que terminó por caer en los más importantes y la cuestión táctica dejó mucho que desear por parte del timonel americanista.

Vayamos al recuento: ¿cuántas veces América jugó con un 4-3-3 clavado? Resulta ser que al flamante Herrera se le ocurre jugar con dicho parado en aquel duelo de Ida ante Toronto donde de antemano se sabía que las condiciones para un futbol rápido no estaban óptimas. Agregue que arrancó con William Da Silva (que su caso ya es insostenible) y la inesperada presencia de Andrés Ibargüen (que hasta eso no lo hizo mal).

La cosa al medio tiempo estaba 2-1 favor los canadienses, resultado que al saber que la serie es de 180 minutos, no pintaba mal para saberse resguardar y dejar todo para el definitivo en casa. ¿Qué sucedió?, Miguel siguió siendo ‘kamikaze’, le clavaron el tercero y el cuarto no llegó porque Agustín Marchesín se vistió de héroe cuantas veces pudo.

Ya para la Vuelta, con la losa y la ya desgastante idea de que todo se puede remontar porque lo dicta la historia, terminó por ser eliminado, aunado a que el arquero de Toronto salió en su noche.

Se la compré a Herrera en el arranque de la Liguilla (malamente), ya que ante Pumas inició con un 4-2-3-1, algo más sensato, sin embargo, nos quedó claro que los universitarios ni las manos metieron y verdaderamente no merecían estar presentes en una Fiesta Grande.

Llegó el momento de Santos y bueno, otra vez el error de no despertar en el ajuste táctico, ya que tras el 2-1 y el garrafal tiro de penal fallado por Jéremy Ménez, se debía controlar más la pelota en el complemento, inclusive pensar en un tercer central porque quedó claro que Santos fue potente en su ofensiva, pero claro esto no sucedió.

Cayeron el tercero y el cuatro y tras este último, todavía la intención de Herrera fue ingresar más gente al frente. Otra vez, de no ser por el cancerbero argentino, la Ida hubiese terminado como pizarra de béisbol.

Lo sucedido este pasado domingo, inicialmente fue algo que al menos yo esperaba e inclusive compartí por redes sociales. Era matar o morir, el 3-5-2 era arriesgado pero tenía sus fundamentos. Lo que uno no entiende es que después del 2-0 antes de 30 minutos de partido, el tipo siga con línea de tres en el fondo. ¿Y el manejo de cotejo? ¿Otra vez pasmado?

Santos y hasta el propio Robert Dante Siboldi han de haber sonreído internamente, al ver el dulce tan sencillo y dieron el golpe certero tanto futbolística como anímicamente antes del descanso y el resto lo conocemos todos.

Anexemos detalles que magnifican el horror de semestre del ‘Piojo’:

  • Aniquilar públicamente a Henry Martín con el tema de una convocatoria mundialista o no. Díselo a él internamente, no lo señales ante la prensa. De paso el joven había arrancado a tambor batiente la campaña y prefirió darle titularidad en su momento a un Jéremy Ménez todavía claramente fuera de ritmo.

 

  • Quedó clara la jerarquía del nombre y apellido: Oribe Peralta. Fue mucho tiempo del “Cepillo” dejando que desear y siguió siendo titular indiscutible.

 

  • No sé usted pero a mí me genera una molestia que se refiera públicamente sobre Diego Lainez como “El Niño”. Irónicamente ese “niño”, es el que las veces que tuvo la oportunidad, demostró la madurez suficiente, tomando en cuenta que tiene puesta una de las playeras que más pesa en el futbol mexicano.

 

El fracaso tiene nombre y apellido: Miguel Herrera. Ahora veamos qué sucede, porque entre que es invitado a comentarista en el Mundial pero hay un Draft y pretemporada por realizar, para tratar de recomponer un semestre gris y lamentable en el nido de Coapa.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recientes

Gambetero.com dando voz a la afición

Copyright © 2015 Gambetero.com. powered by Solución Creativa.

To Top
Powered by Live Score & Live Score App